Domótica

Se llama domótica al conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda o edificio, mediante servicios de gestión energética, seguridad, confort y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado. El término domótica viene de la unión de las palabras domus (que significa casa en latín) y tica (de automática, palabra en griego, ‘que funciona por sí sola’).
Domótica
Z-Wave

El protocolo Z-Wave

El protocolo Z-Wave utiliza 868,4 MHz de frecuencia de radio en Europa, 908,4 MHz en EE.UU. y 921,4 en AUS / NZ en bandas ISM sin licencia. El protocolo se puso en marcha con una velocidad de  datos de 9600 b/s, pero se ha elevado a 40 Kbps. Los datos se transmiten en bloques de 8 bits, en la que el bit más importante siempre se envía primero. Cada red Z-Wave tiene su ID particular (Home ID). Además, cada dispositivo tiene su propio ID  (ID de nodo). Cada dispositivo recién añadido recibe dos números de identificación: Home ID  y  ID de nodo.  Home ID es el mismo para todos los dispositivos dentro de la red, mientras que ID de nodo es único para cada nodo.  Si se añade otro controlador (maestro secundario) a la red, obtiene la misma Home ID  que el controlador principal.

Sistema Fibaro - Tecnología Z-Wave

Fibaro es un sistema inalámbrico para automatización de edificios inteligentes, basado en el protocolo de comunicación Z-Wave.  Gracias a que implementa una topología de red de malla, Fibaro tiene ciertas ventajas sobre las soluciones de la competencia.
Las soluciones inalámbricas existentes establecen una conexión directa entre el emisor y el receptor de señales.  En ese caso, la señal de radio se debilita ante la presencia de obstáculos (Paredes, muebles, etc.)  y  por las distancias, lo que obliga a instalar repetidores de señal, o utilizar más de un controlador principal.
A diferencia de las soluciones antiguas, cada dispositivo del sistema Fibaro no solo recibe y responde los comandos inalámbricos que le envía el controlador central, sino que sirve también como un repetidor de señales. A nivel de comunicación, esta es la principal ventaja del protocolo Z-Wave que utiliza el sistema Fibaro. Si por las distancias, establecer  una conexión directa entre dispositivos resulta imposible, la conexión se puede establecer gracias a que los otros dispositivos sirven como repetidores de señal. El Sistema Fibaro genera una comunicación de dos vías entre los componentes del sistema. Se envía un comando a los dispositivos y los dispositivos envían un comando de vuelta que confirma la recepción de la señal.  De esta manera cada dispositivo informa sobre su estado actual, de manera que se puede determinar fácilmente si se ha realizado una determinada acción. La seguridad en la transmisión de datos en el Sistema Fibaro es comparable a la de los sistemas de automatización del hogar cableados.
En Argentina, el Sistema Fibaro utiliza la frecuencia Z-Wave 908,4 Mhz del espectro radioeléctrico. Esta frecuencia es la que la que esta aceptada para el país, y corresponde a la frecuencia de USA.
Cada red Z-Wave tiene su propio número de identificación único (ID de inicio) que le da la posibilidad de que dos o más sistemas independientes Z-Wave operen en simultaneo en el mismo edificio, sin ninguna interferencia.
El protocolo inalámbrico Z-Wave es un estándar certificado, que asegura la compatibilidad de los productos producidos por varios fabricantes en todo el mundo.
Z-Wave implementa la topología de malla antes mencionada,  donde cada dispositivo (nodo) sirve como transmisor y receptor, cada dispositivo (nodo) también informa su estado, lo que permite al controlador central monitorear constantemente el estado de la red.
Gracias a esta tecnología el Sistema Fibaro crea una red dinámica en la que están siendo monitoreando constantemente el funcionamiento y la ubicación de cada dispositivo, en tiempo real, y desde el momento en que se inicia el sistema.
A su vez cada nodo no sólo envía y recibe las señales de radio, también sirve como un relay para otros nodos, es decir,  todos los nodos colaboran para propagar los datos dentro de la red. Cada vez que los nodos cambian su ubicación, o uno de los nodos muere, la red se reconfigura automáticamente.  De esta manera los dispositivos del sistema Fibaro se comunican entre sí incluso en caso de un fallo de la unidad central.
Para poder fabricar y comercializar productos bajo la tecnología Z-Wave, se debe cumplir con un estándar establecido por la Alianza Z-Wave. Cada uno de los módulos del sistema Fibaro son manufacturados,  probados y certificados bajo estas normas.